Navigation bar
  Tabla de Contenido Descarga el libro entero en forma de documento PDF Tabla de Contenido Página Pasada
 18 de 101 
Página Siguiente Página Última   Siete Retos de la Comunicación Mejor

|::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
                              .
Reto Dos :::::::
-- 18 --
Reto Dos
Explicando tu Intención en la Conversación e Invitando Consentimiento
RESUMEN-
Este capítulo describe el proceso de comenzar conversaciones
declarando tu intención e invitacndo el consentimiento consciente de tus posibles
compañeros de conversación.  La idea básica es que puedes ayudar a tus compañeros
de conversación a cooperar contigo y reducir posibles malos entendidos comenzando
conversaciones importantes invitando al otro a entablar el tipo de conversación
específica que quieres tener.  Mientras más significado tenga la conversación para tí,
más importante es que tu compañero de conversación comprenda todo el panorama. 
La mayoría de las conversaciones expresan una u otra de aproximadamente treinta
intenciones básicas, que implican distintos tipos de cooperación de tus compañeros de
conversación.  Ellos pueden jugar su papel en conversaciones específicas mucho
mejor si te clarificas a tí mismo y luego les identificas a ellos el papel que les estás
pidiendo, en vez de dejarles a su
imaginación lo que estás deseando.  Si
necesitas tener una conversación larga,
compleja o emocionalmente cargada
con alguien, haría una GRAN
diferencia si explicaras primero tu
intención en la conversación y luego
invitaras el consentimiento de la otra
persona.
¿Por qué explicar?  Algunas
conversaciones requieren mucho más
tiempo, esfuerzo y envolvimiento que
otras.  Si quieres tener una
conversación que requiera una cantidad
significativa de esfuerzo de la otra persona, irá mejor si la persona comprende a lo
que se está exponiendo y consiente participar.  Por supuesto, al dejar ir la cantidad
variada de coerción y sorpresa que están presentes cuando comenzamos a hablar de lo
que queremos, sin explicar nuestra intención, somos más vulnerables a que la otra
persona rechace participar de la conversación.  Pero, cuando la gente decide hablar
con nosotros, estarán más presentes en la conversación y más dispuestos a llenar
nuestras necesidades o explicarnos por qué no pueden (y quizás sugerir alternativas
que no habíamos pensado.)  
Muchos buenos comunicadores llevan a cabo el explicar intención/ invitar
consentimiento sin pensarlo.  Ellos comienzan conversaciones importantes diciendo
Página Pasada Top Página Siguiente